Acidificación de los océanos.

Blog personal de Marcos del Bello

Acidificación de los océanos.

junio 25, 2019 ¿Qué esta pasando? 0

Ya muchos habrán escuchado que es importante para nuestros cuerpos no mantener una dieta especialmente ácida por tiempo prolongado. La alcalinidad y la vida van íntimamente ligadas.

En nuestros océanos las cosas son parecidas, muy parecidas. De hecho ya hace mucho tiempo que se descubrió que el agua de mar es muy similar a nuestra sangre.

René Quinton, un investigador francés, descubrió que la composición del agua de mar es muy similar al medio donde se desenvuelven nuestras células. Es decir, los componentes del agua de mar son muy similares a nuestro plasma (sangre).

El agua de mar es un líquido alcalino (lo contrario de ácido) que alberga el ecosistema más importante de la tierra. Inclusive nosotros tenemos nuestros orígenes en un organismo acuático.

El mar y el aire de nuestra atmósfera mantienen un “equilibrio” en la concentración de CO2. Si el aire contiene más CO2, el mar absorverá su parte hasta alcanzar esta “armonía” (el mar absorbe 60 veces más CO2 que el aire).

Con los continuos aumentos de las concentraciones de CO2 en la atmosfera, por causa de la acción humana, el mar esta perdiendo su alcalinidad y volviéndose cada vez más ácido.

En los últimos 150 años, el mar se ha vuelto un 30% más ácido y las proyecciones a futuro son mucho más alarmantes.

Los océanos no han cambiado tan abruptamente su acidez en por lo menos 25 millones de años. El cambio es tan veloz que las especies no tienen tiempo de adaptarse.

Una gran cantidad de la biodiversidad marina, de vital importancia para la supervivencia de otras especies, como el plancton y los arrecifes de coral, dependen del carbonato de calcio para sobrevivir (para generar conchas y esqueletos). A medida que aumenta la acidificación de los océanos, este se vuelve cada vez más escaso.

La acidez afecta también los procesos metabólicos de muchas especies. Así como la acidez puede generar enfermedades y problemas en nuestros cuerpos, también lo hace en los seres marinos.

Los continuos vertidos industriales, la agricultura intensiva y la polución son otros de los factores que contribuyen a la acidificación de los océanos.

Creo que no hace falta aclarar que una acidificación masiva del océano traería de la mano una disminución sin precedentes de la biodiversidad marina, provocando serias hambrunas en la población humana.

La solución a este problema es la misma que para el cambio climático. Cambiar el modelo productivo para no depender de fuentes de energía agresivas con nuestro medio ambiente y mayor control y concientización de la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *